martes, junio 27, 2006

Se acabo

Fin. Por hacer oficial algo patente. No se borra lo que hay, pero no habrá más posts.

jueves, junio 22, 2006

Free

Δεν ελπίζω τίποτε. Δεν φοβάμαι τίποτε. Είμαι λεύτερος

-- Nikos Kazantzakis

miércoles, mayo 31, 2006

Una de Nietzsche


La buena memoria es a veces un obstáculo al buen pensamiento.



Lo absurdo de una cosa no prueba nada contra su existencia, es más bien condición de ella.



[...] cuanto más espíritu, más sufrimiento [...] Y también: cuanta más estupidez tanto mayor bienestar."

-- Fragmentos póstumos.



He who fights with monsters might take care lest he thereby become a monster. And if you gaze for long into an abyss, the abyss gazes also into you.

-- Beyond Good and Evil, Aphorism 146


... crap.
Hi there, you fucking abyss. Long time no see. :-/

lunes, mayo 29, 2006

...y mientras tanto pero mucho mas tarde...

Faltan apenas cinco días para irme de Dinamarca. De una vez por todas. Será por haberme creado expectativas demasiado elevadas, será. En cualquier caso, todavía no estoy como para comentar mucho, aún me falta la perspectiva de la distancia, en el tiempo y en el espacio.

En esta ocasión vamos a aprovechar la intimidad que otorga el que esto no lo lea ya ni San DiosTM.

Y más de lo mismo pasa con el balance de este año (curso académico) en general. No sé muy bien por dónde cogerlo. Siempre me sentí en cierto modo orgulloso de no haber tenido apenas adolescencia, ya que esos (malditos) años pasaron sin dejarme mucha huella. Quizás con la ligera excepción de mi primer año de carrera, tres cuartos de lo mismo para la entrada en la "juventud" o como quiera que se llamen los 18. Será por esa cosa mía de llevar la contraria por sistema, será. Casi desde que tengo uso de (sin)razón me he sentido un tanto paria respecto a quienes tenían mi misma edad, por unas razones o por otras. Unas veces "por arriba" y otras "por abajo". Para mucho demasiado niño y para otras demasiado viejo. No resulta demasiado agradable no encajar con ninguna edad cuando esto sucede demasiado a menudo constantemente. ¡Qué dramón! Tampoco es eso señora, que todo tiene sus ventajas. ¿Qué edad es buena para descubrir que efectivamente uno está loco de remate, como con acierto se venía sospechando? Ni la menor idea. Pero es toda una putada tener que lidiar con toda esa adolescencia y dieciochoañería cuando uno ya tiene la cabeza con mucha más fuerza para reventarsela a placer. Alegoría (innecesaria) al efecto: a más amueblada la cabeza, más leña para alimentar el incendio como un día salte la chispa. Innecesaria en virtud del manido adagio de la bendición venida de la ignorancia. ¿Saben lo que les digo? Que a la mierda. Que bienvenida sea la locura, mejor si más entendida. La ignorancia pa' quien la quiera, que yo ya tengo bastante con la que me viene de serie. Dando paso a la pedanteria de una cita del calibre de Nietzsche en "Así habló Zaratustra",
¡Es preciso que sea más prudente!
Que sea astuto en lo profundo de mi corazón,
como mi serpiente.
Pero pido un imposible:
ruego a mi orgullo que se acompañe siempre de mi prudencia.
Y si algún día me abandona mi prudencia, ay,
gusta de echar a volar;
¡que pueda al menos mi orgullo volar con mi locura!

De la realización de entender que a uno le falta un tornillo según los patrones de sus semejantes viene un gozo que tiene un poco de morboso y un bastante de egolatría. Qué le vamos a hacer. Dividido como he estado prácticamente siempre, cada vez me voy dando más cuenta, entre extremos irreconciliables encuentro lo que me hace ciertamente feliz, que siempre lo ha hecho en todo: estar en sitios poco frecuentados. En la depresión ante un futuro que a corto plazo se presenta brillate, o en el éxtasis cuando a veces razono que es una suerte no vivir para siempre. ¿Cómo se come eso? Con más contradicciones: el miedo al fracaso cuando todo es éxito y la actitud fatalista de prepararse para lo que asusta como si se tratase de algo deseado.

No es que ser una antagonía andante me haga feliz per se. Pero le prometo que sale a cuenta esto de haberle visto los bigotes a lo más negro que lleva uno por dentro. Que incluso eso juega un papel en lo que uno es, y eso tan socrático de conocerse a uno mismo no me consta que llevase letra pequeña alguna.

He acabado escribiendo de algo totalmente diferente a lo que pretendía. El caso es que resulto ser alguien enamorado del mundo que además lo odia profundamente. La gente me confunde y con frecuencia me enerva pero me encanta intentar meterme en la cabeza de todo el mundo, y no dejo de maravillarme con nosotros mismos. La vida y su sentido es una constante de mis "enmimismamientos" y su posible carencia de sentido me da más fuerza de la que me quita. No entiendo prácticamente nada de lo que ocurre a diario a mi alrededor y aspiro a entender lo que sucede en los cielos.
"que no pienso dejar na de na pa los gusanos"

Chin pom.

lunes, enero 23, 2006

Verterbrogade from townhal's square

"Wonderful" Copenhagen

Missing CERN


Mi "despacho"
Originally uploaded by runciter.
*sigh*

Copenhagen Sunset


Copenhagen Sunset
Originally uploaded by runciter.

Midday Swedish Sun


Midday Swedish Sun
Originally uploaded by runciter.
Minus eight.

lunes, diciembre 12, 2005

Un año de aupa

Un par de semanas y pico y se acabo el añito de la gracia tonta con el número. Y otra vez la idea de que "joder, ¿no fue ayer nochevieja?". Los propositos de año nuevo es algo que uno no gasta, porque es así de chulo. En realidad, tiene algo más que ver el verlo como una soberbia gilipollez, y otro tanto de parte la voy a intentar resumir en esta crónica a fast-foward de los últimos dos años. Desordenada, por supuesto, como mis horarios (cada vez menos).

Hace casi casi un año, estaba yo de esta guisa, con portatil en ristre plantado en el aeropuerto de Munich tras un viaje-locura-escapada a Eslovaquia. Como fue cosa de semana y algo, me duro la rasmia y sí conseguí escribir una crónica más o menos detallada del evento, que no viene a cuento salvo por lo que quedó de aquel momento bá(r)baro, en el que me decía yo... dóndandaré? En un año vista. Pues un año más tarde, como en las series malas americanas, estoy aquí, escribiendo en un tal edificio 308 dentro del campus de la Universidad Técnica de Dinamarca tras lo que ha sido, hasta la fecha, mi mejor año. Se me queda gesto de lelo cuando me doy cuenta de que van 3 (tres) años seguidos ya con la misma serenata. Y que cumplas muchos más.
Empezamos allá por el... finales del 2002. El 2003 fue algo así como el sacudirse las malas herencias de la maldita pubertad, annus horribilis, hasta el punto de que sigo aún hoy recogiendo todos los frutos derivados de un año en el que me levanté muchos meses casi todos los días a las 8 de la mañana, hazaña hacía años no realizada y no vuelta a realizar hasta la fecha, con el agravante de dormirme a las 2 de la mañana. Las consecuencias fueron no tener ni un minuto de tiempo libre (lo que viene a querer decir, que no tenía tiempo para perder, única manera -aunque lo intento lo intento- de no perderlo). De aquel año, se derivan en realidad todos los siguientes. Uno de los eventos y la parte del 2003 correspondiente ya se comentaba cuando se abrió este chiringuito. Y si estoy ahora aqui contando batallitas y echandome flores fue también por lo que aquel año hizo por mi expediente. Tras el Septiembre de aquel 2003 glorioso vinieron los meses que aún le quedaba y un 2004 hasta Junio en el que por primera vez saboreé eso que dicen que es trabajar por amor al arte, que acaba en un amor al trabajar. Transcurrían los días en un apacible "haz lo que te de la gana" que derivaba en trabajar como una bestia hasta las 4 de la mañana con tal gusto que dormir era eso que te interrumpia, y el reencontrarse con un amor largo tiempo olvidado -porque esas cosas pasan- a las benditas matemáticas, al bendito trabajar por el gusto de trabajar sin más fin que el propio trabajo, al tener un tiempo que perder pero que -sorpresa- no se pierde. Siete meses después de ser mi propio jefe derivan en la lectura del Proyecto, y cuyas divagaciones, los extras, esos "¿pero para qué vas a hacer eso?" prepararía otro verano, aunque no el que se avecinaba. El primer verano sin absolutamente nada que hacer, con una carrera recién terminada y con un billete de Air France Madrid-Toronto, con vuelta dos meses después. Aquel verano fue tan experiencia vital como puede imaginarse, y abrió puertas que de hecho luego y por suerte me atreví a cruzar, en un año (2004-2005) que parecía no podría aportar más ya. Tras la perorata, estamos otra vez en Munich, preguntandonos qué pasa con el 2005, que empieza (o más bien termina) con mal pie en sus últimas horas, pero hay (mala) gente que ya colmó el vaso -aunque por aquel entonces no estuviera tan claro- y tanta paz lleve como descanso deja, el chaval. Sin pena ni gloria ibamos por ese Enero 2005, cuando el chiste todavía no se había quemado tantísimo. Jugando con tonterías como irse de Erasmus, de convenio a EEUU o hasta al CERN... quien nos iba a decir, quien nos iba a decir. Se consigue no solo el Erasmus sino incluso elegir plaza el primero, se han de rechazar entrevistas de un par de convenios con EEUU por lo anterior y el 12 de Julio era un día que parecia que no iba a llegar. Pero llegó, y como vino se fue, y el 13 y el 14, y el verano entero. De donde Calvino se puso las botas de quemar al personal nos vamos donde la sirenita ridícula, para ver que el Erasmus, ni tanto ni tal calvo, que en todas partes cuecen habas y que esto ya no hay quien lo pare.
En la vorágine de acontecimientos, pasaba el tiempo que era un primor, y parecia que el año ya no daba más de sí. Pero, ah, faltaba todavía lo mejor. No es este momento para entrar en detalles, y quien los tiene que conocer, ya los conoce. Y si de momentos va esto, momentos habrá, de todas las formas, colores y tamaños. Porque estos tres años me van a parecer, ya casi me lo parecen, un chiste en vista de lo que viene por ahí.

Cuatro horas de sueño, con otras tantas de examen y haciendo se de noche las cuatro -hoy va de cuantros- no dejan margen para mucha mas labia.

lunes, noviembre 07, 2005

Sleepless Night

So We'll Go No More A-Roving

So we'll go no more a-roving
So late into the night,
Though the heart still be as loving,
And the moon still be as bright.

For the sword outwears its sheath,
And the soul outwears the breast,
And the heart must pause to breathe,
And love itself have rest.

Though the night was made for loving,
And the day returns too soon,
Yet we'll go no more a-roving
By the light of the moon.

-- Lord Byron

domingo, noviembre 06, 2005

Mobile Impressions

I might start writing some entries in English. For no particular reason, appart from the fact that I should be practising way much more English than I'm doing here, surrounded by Spaniards. Besides, it happens to be the "language of choice" of the one I basically write for.

Bored as I was today, I found while browsing through the pictures I've made with my mobile's shitty camera some quite mmm... weird stuff laying around.



Swiss finest

If you happen to visit Geneva sometime, you'll probably find out as I did that bars close around 1am. Laaame. Then you and your also wrecked friends will try to find that place this guy wrote about where a funny sticker was. A very shit-hole alike place, not bad at all if you don't mind about that detail. It was called L'usine (The Factory). Never before had I seen such résumé of a regular partying schedule.




Blow me

On the other hand, you won't have this problem while hanging out in Denmark. At least not around Copenhagen. It's quite common that bars and discos stay open late into the night... 5am or even 7. And you never know if you'll happen to need to assert to drunkness by buying one of these Alcohol Tester things. You better not ride your stolen bike if, in the retardness of the moment, fancy buying one. Then you are really wasted. No need for any test.
Ah, by the way, they're sold in the toilets, among the compulsory all-flavoured condoms. Something is rotten in the state of Denmark.

sábado, noviembre 05, 2005

Wo bist du?

Vía el sentido de la vida he descubierto un uso cacho freak del API de Google Maps.

Check out our Frappr!


... y dos meses ya en Dinamarca, je.

miércoles, julio 13, 2005

En el CERN

Bueno, ya está, he llegado al CERN por fin.
A partir de ahora la mayor parte de los posts serán en el blog al efecto, éste.

Subidón subidónnnnnnn

domingo, julio 03, 2005

Erasmus: unos p'aquí, otros p'allá


Amanece, 7am


Esto va dedicado, in memoriam, a toda la peña Erasmus que se movió por Gijón esta primera mitad del 2005. Sois unos putos cracks y pienso ir a daros la vara cuando el curso que viene me dedique a mover el culo por Europa.
Sobre todo al Ssssshtephan. Tío, ich weiß nicht ob du diese Dummheiten lesen wird, aber viele Gruße von Gijón (noch hier... aber nur für eine Woche): wir treffen uns wieder wirklich bald in Rostok Alter!
And Collin, DUUUUUUDE. I dunno if you know I usually write nonsenses here, but anyway I already advised you too, you haven't got rid of me yet HAHA. Duuude we''ll drop by NothinJAM soon, for some "fiestas del fin" of whatever, revisited. Fuck yeah.
Y como no, esa Mai (¿se escribe así?) que a ti te escribo en Madrileñés. Tú aunque ejjjtés por aquí todavía, nojjjj vemojjjj por København de fijo, que nooooo?

Uf, de todos, el mas chungo el Madrileñés, si es que... a todo el resto de la gente, que quedan muchos sin saludar, deciros que he pasado unos meses de puta madre 69 con vosotros. No me hace más que estar todavía más convencido de lo DPM69 que es viajar, y de cómo es siempre la gente la que marca la diferencia, no el sitio.

Cambiando de tercio. Como decia en el sobrazo alemán, me queda más bien poco por Gijón, donde he pasado el 90% de la vida: el período más largo que he estado fuera fueron los dos años que viví en Vegadeo, en la frontera entre Asturias y Galicia. Di tú que eso fue a los 9 y 10 años, así que «pal caso patates». Obviando eso, el periplo canadiense (I y II de momento) de dos meses durante este último verano ha sido el máximo tiempo que he estado fuera (y además, lo más lejos) .
Pues bien, en una semana nos embarcamos en un movidón-subidón. Primero unos trapis en un sitio con maquinas tochas en donde en la cafetería los menús se llaman «protón» y «neutrón». Las batallitas de rigor donde corresponden, sin detrimento de que de la brasa por aquí cuando cuadre. Allí nos marcamos dos meses de buen rollo, tras lo cual, flis flas, nos plantamos en la tierra de los vikingos, que si de verdad llevaban cuernos sería por otra razones diferentes a las del casco, que parece ser que eso es tan sólo un topicazo. Bien, allí un añito perpetrando el último año de carrera y luego si suena la flauta (muy alto tendrá que sonar), otro más p'al Proyecto. Queda la cosa en aprox. un año como mínimo o dos como máximo en condiciones «de legalidad» jaja, que en realidad uno nunca sabe... brindo por eso.

Para decir la verdad, me parece que todavía ni yo mi creo la movida que acabo de describir. Pero ya está ahí. No me lo creeré hasta que baje del avión y diga...

« Hostia, pues era verdad. ¡Qué subidón!»

domingo, junio 19, 2005

Gijón, wunderbare Stadt

Tanto viaje tanto viaje. Llevo 20 de los 22 años que tengo viviendo en la misma ciudad, Gijón. No debe extrañar que tenga unas ganas locas de irme, por eso del cambio de aires. Sin embargo, cuando uno se pasa cosa de 2-3 semanas metido entre cuatro paredes, sodomizado por los exámenes, y luego sale de casa, con todo ese Sol, con todo ese percal que hay por ahí... con eso de que te digan unos tipos venidos de «to por ahí fuera» que vaya suerte vivir en una ciudad así... cuando y con todo eso uno acaba dándose cuenta que lo que se tiene cerca se aprecia normalmente menos de lo que se debería. Como comer pipas o cecina.

Así que aprovechando que hay un bajón de intensidad en el dolor parturiento este de los exámenes, va un homenaje a Gijón, con foticas que «asín se ve más mejor» (sic)

Amanece, 7am
Amanece, 7am

Son las 7 de la mañana, cuando estos vuelven de fiesta. Hay que levantarse para ir a un examen y todo apunta a que el día será una puta mierda. Uno se levanta no se sabe ni cómo y por la ventana esa estampa. Se agarra la camara, se saca una foto y se mira la cama con deseo. Lo siguiente es ir dando tumbos hacia el baño.



Pericones
Desde los Pericones

La rutina (la mía, que no mucha gente la comparte) obliga a ir caminando desde casita hasta la uni (40 min) por el camino menos concurrido posible. El resto de formas de vida molestan cuando sólo se ha dormido un par de horas. Así que se bordea el cementerio (no es tan macabro como suena...) y se acorta el camino a través de Los Pericones, un parque sobre una colina a las afueras. Desde ahí maldices el examen al que vas y puedes además echar un ojo a gran parte de Gijón y a la mierda con la que nos obsequia Aceralia (izquierda de la foto, donde el aire es de color tizón). Resoplo un par de veces y sigo.



San Lorenzo
San Lorenzo

Unas cuatro horas más tarde, el examen ha pasado, para bien o para mal. Ah, pero no se vayan todavía, que aún quedan MUCHOS más... *sigh*. Pero bueno, vamos a volver para casa dando un rodeo por la playa, a ver si encontramos motivación en... mm.. el batir de las olas, sí, eso (juas).


La playa de San Lorenzo mide cosa de 2.2 Km. y como en casi toda ciudad con mar, es una especie de centro neurálgico, ya sea de día (tías medio en bolas), de noche (tías en bolas), verano (me remito a lo anterior) o invierno (surferos vestidos).

Paseo playa
El Muro

Eso en la arena. En el muro de la playa cuando hace buen día, como era el caso, hay más gente que en la cola del INEM. La estampa del señor mayor apoyado en una barandilla, ya sea para ver obras o lo que dije antes que había por el día en verano en la playa, es perenne y «tipiquérrima». Y para muestra, un botón.


Mestas y Laboral
Mestas y Laboral

Si antes decia que he vivido aquí 20 años, una porción importante se han pasado en los dos sitios que se ven (yo los veo, quien no los conozca no verá na de na) en la foto. Uno de ellos es esa pista de atletismo, parte de Las Mestas. Muchas tardes ahí entrenando, totalmente muerto de frio entre recuperaciones en invierno o totalmente puteado en las competiciones. El otro hotpoint es precisamente la universidad, o más concretamente, la EUITIG/EPSIG, que no merece la pena ni buscar en la foto porque yo lo encontre a fuerza de llevar yendo ahí cinco años, que si no tampoco oiga.


Y con esto y un bizcocho, hasta mañana a las ocho.