martes, abril 05, 2005

Casualidad, potra, "backtracking" y otras hierbas.



La casualidad no es, ni puede ser más que una causa ignorada de un efecto desconocido. (Voltaire)


¿No queda muy bonito y culto abrir un post con una cita de un tío conocido? Y mejor aún si además tiene razón, como es el caso.

Hoy me he puesto a pensar en el reciente devenir de las cosas. Éste parece haber alcanzado su punto álgido (de momento) en el ir este verano al CERN. ¿Cómo es que he llegado a esta situación? Uno normalmente se pregunta estas cosas cuando, estando todo puteao, intenta aprender -la mayor parte de las veces sin suerte, para qué engañarnos- de sus errores. Pues con un poco de suerte, igual funciona al revés y analizando la cadena de acontecimientos que han llevado a algo de un extremo buen rollo, puede uno perseverar en esta consecución de cosas buenas, bonitas y no sólo baratas.

Para quien no se sepa (aunque vamos, si total esto no lo lee ni el Tato oiga) las batallitas de quien suscribe, iré en un orden cronológico inverso al narrarlas y así nadie de los ningunos que vayan a leer esto se perderá por saber cuando se llega al final. Pero se aburrirá por no saber hasta que principio voy a llegar.

Como ya he contado hasta a las piedras, hace unas semanas recibí la notificación del CERN respecto a la beca de este verano. Lo que ya menos gente sabe (no porque sea un secreto, sino porque llega un punto en el que hasta de contar batallitas se cansa uno) es que la solicitud para esta beca fue rellenada con dos (2) días antes del vencimiento del plazo... se va dejando pasar el tiempo por eso de "cómo me van a coger a mi" hasta que un día te llega un e-mail de un sistema automático que avisa que tu solicitud esta a medio cocer. Entonces entonas el WTF!? (What the fucking flying fuck!?) y lo rellenas contrareloj. Pero entonces descubres que no sólo depende de ti, que se necesitan dos referees para validar tu solicitud y cantar tus alabanzas. Tuve la suerte de contar con unos excelentes directores de proyecto (más sobre esto luego) y conocer a alguna gente "de p*ta madre 69" que respondieron a la llamada en cuestion de horas. La solicitud cuando finalmente llegó completa, debió hacer ese ruido de "ñiaaaaung" de los coches cuando pasan a toda hostia porque van forzaos de tiempo. Bueno, el chiste estaba hecho. He echado una solicitud para el CERN jaja que risa, menuda ida de olla. Nos olvidamos y el tiempo pasa. Como se supone que en esta narración el tiempo va "p'atras" no voy a decir lo que pasó luego porque ya lo sabéis (en plural, qué optimismo!).

Claro que ¿cómo me entere yo de esta historia? Casualidades de la vida, mediante un blog tal como este (si, vamos, casi igual...). Al amigo Kirai le debo el haber descubierto que ir al CERN en calidad de SS (Summer Student, ojo, nada de Schutzstaffel) era posible. Todo a raíz de que su blog apareció en el sitio de noticias para nerds (XD) barrapunto. Y leo barrapunto basicamente por estar conectado al mundo Linux y por costumbre en ratos de aburrimiento. Al mundo Linux estoy conectado porque lo uso (no sólo, pero ese fue el comienzo) desde que en el verano del 98 compré una revista Programación Actual en la que venía un CD con la Red Hat 4.2. Venía con el kernel 2.0.34 que recién soportaba particiones FAT. ¿Debo pues a ese día lejano del 98 mi situación presente? No totalmente, claro. Pero cabe plantearse si algo hubiera cambiado de no haberse dado aquel día, de no haber leido barrapunto cuando se publicó la noticia del blog de Kirai, de haberme dejado vencer por la dejadez de no enviar el formulario porque "total no me lo van a dar a mí". Bueno, en este ultimo supuesto es evidente que sí se podría prever qué habría cambiado. Entre otras cosas que no estaría escribiendo esto y que nunca hubiera sabido que me habrían efectivamente cogido. Esa ignorancia es, ciertamente, una p*ta mierda 69. Pero estaría "feliz" haciendo otros planes sin saber lo que me perdí por no haber derivado "por aquella otra rama del árbol de decisiones". ¿Cuantas más como ésta habrán pasado? ¿Cuantas oportunidades perdidas a lo pijo yo, o que cualquiera, ignoro precisamente por haber sido perdidas? Bendito Mandelbrot. Ese señor que puso numerinos a estas cosas. Muy intersante por cierto todo el mundo de los fractales y el caos.

Antes he dicho que comentaría más adelante el tema del proyecto y sus directores. Y es que debido a un suspenso en Septiembre, conseguí una Matrícula de Honor, disfrutar y aprender haciendo un Proyecto Fin de Carrera y posiblemente el pase al CERN que nos ocupa. No es que el suspenso fuera el responsable de ello... sino que más bien, de no haberse dado, todo lo demás probablemente no habría ocurrido.
Estamos en aproximadamente Noviembre del 2002. Estoy en tercero de carrera, fin del primer ciclo que pretendo acabar ese mismo año (que es también mi tercer año). El asunto consiste solamente en aprobarlo todo y hacer el Proyecto. Lo de aprobarlo todo esta ahí... está claro en qué consiste. Ahora bien, ¿y el Proyecto? Pues fue en una clase de ese Noviembre en el que un profesor comentó que bueno, que tal y cual cosa podría usarse para hacer un proyecto. Ávido como estaba de encontrar un proyecto, hablé con él tras la clase. Todo bien, todo de acuerdo. Quedamos otro día para comentarlo más a fondo. Dicho proyecto acaba derivando en otro, un proyecto de poca envergadura que básicamente serviría para salir del paso. Ya entonces, no me convencía esta filosofía (corre corre), pero todo por la cosa psicológica del "año por año", ya ve usté. Va pasando el año y se van limpiando asignaturas. Oh esto promete. Se abrían las puertas del cielo y estaban las Valkirias en el Valhala. El proyecto planeaba perpetrarse entre Septiembre y Diciembre, en tres meses contrareloj haciendo la cagarruta de turno para como se ha dicho, salir del paso. Pero, oh bendición (aunque entonces no lo sabía), ¡he suspendido la última asignatura que me quedaba para acabar en Septiembre! El drama no fue grande. Había pasado ya casi un año desde que empezara el periplo fallido este del proyecto. Desde entonces ya había empezado a rumiar otras ideas, algo con chicha, algo para disfrutar, que son dos días. Así que un añito de buen rollito haciendo un proyecto poco definido, a primera vista extenso y tan amplio/complejo como a uno le pudiera venir en gana; de un tema del que además tenía una idea cercana a cero. ¿Qué podría ser mejor? Un año jugando. Quienes se atrevieron con el envite fueron los citados directores, gracias a los cuales conseguí parte de las referencias necesarias para la beca del CERN. En esto también debo decir que tuvo parte el que mucha gente coincide es el mejor profesor de la Escuela, que puteado como está, prefiere ver como el tiempo pone a cada uno en su sitio desde una distancia prudencial. Y así fue que llegado Junio de 2004, se leyó un proyecto al que se dedicaron muchas muchas horas con gusto y que fue reconocido con una Matricula de Honor que en realidad es, de lo bueno obtenido de él, lo menos importante. Me consta que la documentación del mismo y debido a las destrezas que tuve que aprender para su desarrollo, se me ha dado la oportunidad de este verano. Hasta un suspenso puede tener una cara amable. Ah, y en la convocatoria siguiente, esa asignatura bienhechora finó sus días con un Sobresaliente.

Un suspenso en solitario + barrapunto + Kirai + ... = Veranito en el CERN + ?¿




4 Comments:

Anonymous Kirai said...

Suerte por el CERN!!! Es la ostia.

6:28 a. m.  
Anonymous Vir said...

Idem!! Yo tb estuve alli el año pasado y es... ¿Como describes un siitio en el que te pasas todo el dia absorbiendo cosas nuevas...? Es como estar de Erasmus en el labo mas tocho de Europa, :P Disfrutalo!!!

9:28 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Pues eso xaval! felicidades! CERN is cool!

3:00 p. m.  
Blogger SalvaGC said...

¡¡¡Pues nada, David, nos veremos allí!!!

6:56 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home